La microflora del tracto respiratorio humano y su relación con las enfermedades

Introducción

La microflora del tracto respiratorio humano es una comunidad fascinante de microorganismos que habita en la nariz, la garganta, los bronquios y los pulmones. Aunque la presencia de bacterias en el tracto respiratorio humano se conoce desde hace muchos años, solo recientemente se ha empezado a estudiar su papel en la salud y la enfermedad. Es cada vez más evidente que la microflora del tracto respiratorio humano juega un papel importante en la prevención de enfermedades respiratorias, la modulación del sistema inmunológico y la inflamación. En este artículo, exploraremos con detalle la microbiota del tracto respiratorio humano y las enfermedades respiratorias asociadas a su disbiosis.

La microbiota del tracto respiratorio humano

El tracto respiratorio humano alberga una diversidad de microorganismos, incluyendo bacterias, hongos, virus y otros. La composición de la microbiota del tracto respiratorio varía según la región anatómica. Se ha descubierto que la nasofaringe y la orofaringe son los sitios donde se encuentra la mayor cantidad de microorganismos, especialmente bacterias. La nasofaringe alberga una población rica de bacterias Gram positivas, entre las que destacan Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae y Moraxella catarrhalis. En contraste, la orofaringe está habitada por una comunidad diversa de bacterias Gram positivas y Gram negativas, tales como Neisseria spp. y Fusobacterium spp. A medida que el aire entra en el tracto respiratorio, la microflora continúa cambiando. La tráquea y los bronquios están habitadas por menos organismos en comparación con la nasofaringe y la orofaringe. Las bacterias Gram negativas, incluyendo Pseudomonas spp. y Escherichia coli, predominan en estos sitios. El pulmón humano ha sido tradicionalmente considerado como estéril, pero estudios recientes han demostrado la presencia de microorganismos en el tejido pulmonar normal y en el líquido de lavado broncoalveolar (BAL) en sujetos sanos. La presencia de microorganismos en el pulmón humano se ha asociado con la mayor susceptibilidad a infecciones respiratorias, la exacerbación del asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

La disbiosis de la microflora del tracto respiratorio y las enfermedades respiratorias

La microflora del tracto respiratorio humano desempeña un papel crucial en la prevención de enfermedades respiratorias al competir con patógenos potenciales y modular la respuesta del sistema inmunológico. La disbiosis de la microflora del tracto respiratorio está asociada con diversas enfermedades respiratorias, incluyendo sinusitis, rinitis alérgica, asma y EPOC. En la sinusitis crónica, por ejemplo, se ha demostrado que la presencia de bacterias gramnegativas en la nasofaringe y el esputo están correlacionadas con síntomas más graves. Igualmente, la disbiosis de la microflora del tracto respiratorio se ha asociado con la exacerbación del asma y la EPOC. En general, se reconoce que el estudio de la microbiota del tracto respiratorio humano es de gran importancia para la comprensión de las enfermedades respiratorias.

Sinusitis

La sinusitis crónica es una inflamación prolongada de los senos paranasales, y puede ser causada por múltiples factores, incluyendo la presencia de bacterias patógenas. La mayoría de los estudios recientes han demostrado que la infección nasal por bacterias gramnegativas está asociada con la sinusitis crónica. Entre las bacterias gramnegativas asociadas con la sinusitis crónica se incluyen Pseudomonas aeruginosa, Haemophilus influenzae, Stenotrophomonas maltophilia y Acinetobacter baumannii.

Rinitis alérgica

La rinitis alérgica es una afección crónica en la que la persona afectada experimenta congestión nasal, secreción nasal y picor. Los estudios han demostrado que la composición de la microbiota del tracto respiratorio influye significativamente en la susceptibilidad a la rinitis alérgica. Por ejemplo, se ha demostrado que la exposición temprana a bacterias no patógenas, incluyendo Lactobacillus spp. y Bifidobacterium spp., puede reducir el riesgo de desarrollar rinitis alérgica. En contraste, la presencia de bacterias patógenas, como Streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenzae, se asocia con un mayor riesgo de desarrollar rinitis alérgica.

Asthma y EPOC

El asma y la EPOC son enfermedades respiratorias crónicas que pueden ser causadas por la disbiosis de la microbiota del tracto respiratorio. La disbiosis de la microbiota del tracto respiratorio puede aumentar la susceptibilidad a las infecciones respiratorias y la inflamación, lo que puede contribuir a la progresión del asma y la EPOC. Se ha demostrado que la presencia de Streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenzae en las vías respiratorias de los pacientes con asma y EPOC está asociada con una mayor gravedad de los síntomas y una mayor frecuencia de exacerbaciones.

Conclusión

En resumen, la microflora del tracto respiratorio humano es una comunidad diversa de microorganismos que juega un papel importante en la prevención de enfermedades respiratorias, la modulación del sistema inmunológico y la inflamación. La disbiosis de la microflora del tracto respiratorio se ha asociado con diversas enfermedades respiratorias, incluyendo sinusitis, rinitis alérgica, asma y EPOC. Si bien se necesitan más estudios sobre el tema, es importante comprender la microbiota del tracto respiratorio humano para desarrollar nuevas terapias y estrategias preventivas para mejorar la salud respiratoria.